Cena
menu menu menu menu menu menu menu menu menu
apiweb
Cena anapi
descarga

Sagrada Cena

Cena Dominica, Real, Ilustre, Fervorosa y Primitiva Hermandad Sacramental y Cofradía de Nazarenos de la Sagrada Cena, Santísimo Cristo del Amor, María Santísima del Rosario en sus Misterios Dolorosos y Gloriosos y Santo Domingo de Guzmán
Huelva
Licencia registrada: Hermandad, versión 6
apiweb
Tras peregrinar por varios templos en busca de la sede canónica, un grupo de funcionarios municipales de abastos de Huelva, se reúne el 12 de mayo de 1948 en Junta Constituyente bajo la presidencia del párroco del Sagrado Corazón de Jesús, la popular iglesia del Polvorín, para fundar la que en un principio iba a llamarse Hermandad de la Sagrada Cena Sacramental, Nuestro Padre Jesús del Silencio y Mª Santísima Del Rosario. Aquel párroco el recordado D. Pablo Rodríguez, fue el alma de la nueva cofradía, y a su cargo estuvo la confección de las Reglas, el diseño de su escudo y la concepción de sus hábito nazarenos.
Sin embargo, en el año 1949, al devolver revisadas y aprobadas las Reglas, el Arzobispo de Sevilla modificaba la devoción de Ntro. Padre Jesús del Silencio y la cambiaba por la de Santísimo Cristo del Amor, considerando ésta más acorde con el pasaje de la Sagrada Cena, que la Hermandad contemplaba como misterio titular.
Ese mismo año salía del taller del escultor ayamontino Antonio León Ortega la imagen del Señor, tallada en madera de pino de Flandes, que fue bendecida y quedó al culto en la parroquia. Al mismo tiempo se encarga la talla del barroco paso procesional, de clásicos perfiles de bombo en el canasto y con candelabros de guardabrisas, al artista D. Miguel Hierro Barreda por un contrato de 75.000 pts. El apostolado, por otra parte, se encomendó a las gubias del escultor valenciano D. Enrique Galarza.
No obstante, hasta el Domingo de Ramos de 1951, a pesar de que en las primitivas Reglas figuraba el Martes Santo como el día para la salida procesional, no pudo la cofradía hacer su primera estación penitencial. En aquella primera procesión se dejaron ver los nazarenos de hábito dominico en un reducido cortejo que estrenaba cruz de guía de Miguel Hierro, tallada en cedro, libro de Reglas de Jesús Domínguez Vázquez y cuatros bocinas y un asta del mismo autor.
Pero la cofradía se sentía aún huérfana de Madre, y coincidiendo con el Año Santo Mariano de 1954, las hermanas de la corporación encargaron por su cuenta a Antonio León Ortega una imagen dolorosa de la Virgen del Rosario, ajustando un precio de cinco mil pesetas que ellas se encargaron de pagar. Se talló en madera de ciprés procedente del desmantelado cementerio de S. Sebastián. Su primera Salida procesional la realizó la virgen en 1957, tras su hijo del Amor, en un paso sin palio, con un manto alquilado a una cofradía sevillana, una corona cedida por la Hermandad del Santo Entierro y los trofeos del Real Club Recreativo de Huelva como jarras.
El palio, muy pobre y de raso rojo, sobre unos antiguos varales de la Virgen de la Paz, se incorporó en años posteriores, años en los que fue engrandeciéndose el exiguo patrimonio con nuevas adquisiciones como los dos juegos de potencias de Jesús Domínguez para el Cristo del Amor, los faroles de la cruz de guía, luego vendidos a la cofradía de los Estudiantes, el primitivo juego de varas y un magnifico aguamanil, hoy desaparecido, para el misterio titular.
En fechas mas tardías, ya en los años 60, mientras la vida cultural de la Hermandad languidecía un tanto, en parte debido a la actitud del clero parroquial, que quizás malinterpretó el magisterio del Vaticano II, se encargaba a los talleres del orfebre Angulo, en Lucena de Córdoba, un juego de varales, los respiraderos del paso de palio, las jarras y la corona procesional de la Virgen, inspirada ésta directamente en la de la Esperanza Macarena, y realizado todo en cobre plateado.
En ese estado, manteniéndose a duras penas gracias a un pequeño grupo de hermanos que se reunían en la antigua secretaría de la calle Garci Fernández, llegó la cofradía a los años 70, época que supuso la revitalización de la misma y la recuperación de su espíritu fundacional.
Renovada su decaída vida espiritual, definitivamente consolidada luego al ser nombrado su director espiritual el Ilmo. Sr. Luís Pardo Gil, Deán de la Santa Iglesia Catedral de Santa Maria de la Merced, que tanto hizo por su cofradía y por su Virgen del Rosario, también el patrimonio material recibió nuevo impulso con el dorado del paso de misterio y obras de orfebrería como la candelaria de 78 piezas de 1975 y la peana de 1974, todos de los Hijos de Juan Fernández. También los bordados de N.H.D. Rafael Bermúdez Crossmam, vestidor de las imágenes realizado de aplicación y aprovechando varios trajes de luces regalados a la cofradía por diestros de la tierra, contribuyeron al esplendor del palio, manto, saya de la Virgen y vestiduras del apostolado.
De todas formas, la renovación total no llego en toda su pujanza hasta el año 1978, fecha en que se concertó un contrato de alquiler simbólico con el estado actual Casa Hermandad, en cuyo seno se fundó el coro, la banda de cornetas y tambores, la comisión de diputados de orden y otros grupos todos integrados por hermanos. Ese mismo año se obtuvo el título y rango de Hermandad Sacramental, con epíteto de Primitiva al ser la primera de penitencia que lo asumía. Por esas fechas así mismo, se conformaron las cuadrillas de hermanos costaleros bajo el magisterio de renombrados capataces sevillanos, con lo cual se eliminó el penoso sistema de las ruedas que había sido necesario colocar a los pasos ante los problemas surgidos con los cargadores asalariados, que varias veces dejaron los pasos en la calle.
A finales de la década de los ochenta se inició la restauración y nuevo dorado del paso de misterio en los talleres sevillanos de Antonio Díaz.
En 1992, cedida en donación por otro hermano, recibió la Hermandad la pequeña y valiosísima imagen de Nuestra Señora del Rosario Gloriosa que desde entonces preside los rosarios públicos que organiza la cofradía, y que luego fue restaurada por el escultor Joaquín Moreno Daza.
Al paso del Cristo del Amor se incorporaron también nuevos candelabros por esas fechas, y posteriormente se completo su canasto con cuatro imágenes de los Evangelistas esculpidas por Ricardo Rivera, con atributos de orfebrería cincelados por Manuel de los Ríos Navarro y sufragados por los hermanos costaleros.
En el mes de noviembre de 2002 se adquirió en propiedad la Casa de Hermandad, que junto al almacén de enseres constituye el patrimonio y mobiliario de la hermandad y se encargó un retablo cerámico del Cristo del Amor para la calle que lleva su nombre, al igual que desde el año 1984 una imagen de bronce de la Virgen del Rosario preside su plaza, en la que se halla enclavada la casa de la Cofradía.
En el año 2002 se elaboran nuevas reglas incluyendo como titular a Nuestra Señora del Rosario Gloriosa, así como el título de realeza otorgada por la Casa Real, y la recuperación del de Fervorosa Hermandad, caído en desuso.
Cena
todo lo que quieras saber sobre la Cena de Huelva en www.hermandadsagradacenahuelva.com
Cena
Cena
Cena
Cena
Cena
 
 
Diseño web ApiWeb ApiWeb nació en 2001. Copyright ©2012..2014 Análisis y Proyectos Informáticos - ApiSoftware